Lo sentimos, necesita habilitar Javascript para ver esta web.

Se encuentra usted aquí

Compartir

Comunidad

Sea parte de nuestra comunidad

Rodrigo Martínez: Arquitecto por convicción

Escrito por: Diana Martínez Jiménez

Entregado, humilde, paciente y muy dinámico, son quizás las cuatro características que mejor describen a Rodrigo Martínez Suárez, Director Académico de las Escuelas de Arquitectura, y Diseño y Decoración de Interiores de la Universidad Latina de Costa Rica.

Su carisma e inquietud por las cosas lo llevaron desde muy temprana edad a encontrarse, aunque de manera confusa, con la Arquitectura.

“Yo supe que la Arquitectura sería para mí desde los 5 años, mi abuelita tenía un libro sobre la cultura de Egipto y cuando llegaba a visitarla tomaba el libro de la biblioteca para verlo, me atraía poderosamente. Le pregunté quién hacía eso, las pirámides y templos, pero ella pensó que era sobre quien los descubría y me dijo que los arqueólogos, entonces ahí fue cuando dije que quería ser arqueólogo”, contó entre risas.

“Ya cuando fui creciendo me di cuenta que lo que me llamaba la atención no era encontrarlos, sino crearlos, y en cuarto año en una clase de dibujo el profe estaba haciendo un plano, entonces le pregunté que qué estaba haciendo y me dijo que el diseño de la casa, ahí fue cuando me di cuenta que eso que me atraía lo hacían los arquitectos”, mencionó.

Estudió en un Colegio Técnico Vocacional en el cuál se inclinó por el dibujo arquitectónico, mismo que le dio la oportunidad de empezar a introducirse en el mercado laboral.

“Estando en quinto año de colegio un ex compañero de la escuela me dijo que los papás querían hacer una remodelación de la casa, que si yo quería hacer ese trabajo. Me reuní con los papás, como todo un profesional, y me explicaron lo que deseaban hacer y lo hice, por supuesto todo con supervisión de un arquitecto”, afirmó.

Entregó los planos, sus primeros planos, un 28 de diciembre y a principios de enero lo llamaron para decirle que el trabajo estaba perfecto y que se iba a construir tal cual lo diseñó. De esa manera empezó a dibujar planos para profesionales antes de entrar a estudiar Arquitectura en la Universidad.

Durante sus estudios en la Universidad creó su propia empresa constructora, en la cual era contratado por Arquitectos para realizar proyectos. Además, era asistente de profesores, lo que le permitió empaparse un poco del quehacer académico.

“Cuando salí de la Universidad ya tenía mucha calle, y apenas me gradué me ofrecieron dar clases y lo hice, estuve 8 años dando lecciones”, agregó.

Sin temor a equivocarse fue diciendo sí a cuanto proyecto le ofrecían, incluso afirma que hasta la fecha arriesgarse ha sido siempre positivo. Estuvo inmerso en política, mantenía su constructora, continuaba en la docencia, pero aún tenía energía para algo más…

Empecé a dar clases en la Universidad Latina en el 2005, en el 2009 me asignaron como Subdirector de Arquitectura y Director de Diseño de Interiores. Asumí la Dirección de ambas carreras en Heredia en el 2010 y ya en el 2016 obtuve la Dirección país de todo”, aseveró.

Desde entonces las carreras han tenido un cambio radical, su enfoque va ahora hacia la acreditación de Arquitectura, la apertura de nuevas carreras, nuevas oportunidades con técnicos, y en abrir una maestría.

Para ‘Rodri’ el secreto de todos sus proyectos está en demostrarse a sí mismo que lo puede lograr, y su razón de ser es ver cómo la gente crece.

“Lo que a mí me impacta totalmente de mi trabajo es ver a mis estudiantes llegar a graduarse, para mí lograr mis propias metas es ver cómo lo demás viene y se logra, y creo que esa es la razón por la cual he llegado hasta donde estoy, yo necesito lograr mis metas, para poder ayudar a los demás”, concluyó.

Compartir