Lo sentimos, necesita habilitar Javascript para ver esta web.

Se encuentra usted aquí

Compartir

Comunidad

Sea parte de nuestra comunidad

Gelatinas en 3D, el emprendimiento de la chef Laura Hernández

- La perseverancia es el ingrediente secreto de esta joven graduada de la Universidad Latina de Costa Rica.

Escrito por: Diana Martínez Jiménez

Su facilidad de crear cosas la llevó a estudiar arte y comunicación visual; sin embargo su sueño iba más allá de ser artista plástica o de trabajar en una oficina, por lo que se inclinó por el arte culinario.

“De hecho fue mi papá quien me dio la idea, me dijo: ‘usted sabe cocinar y lo hace bien, por qué no se mete a artes culinarias, igual es arte y puede aplicar todo lo que aprendió en artes plásticas’”, contó Laura Hernández, graduada de Gastronomía de la Universidad Latina de Costa Rica.

Empezó su carrera en el 2010, fue su abuelita paterna quien desde niña le inculcó ese amor por la cocina.

 “Me encantaba ver cómo mi abuelita hacía mieles, panes y tamales, y cuando hacía pan yo trataba de no hacer las bolitas, sino hacer figuras de animalitos, tratar de jugar con eso y cambiarle la forma a las cosas”, mencionó.

Al graduarse como chef en el 2014, emprendió un proyecto de emparedados gourmet en donde todos los ingredientes eran producción propia; pero por problemas de salud tuvo que pausarlo.

“Me dijeron que ya no me podía dedicar a la cocina fuertemente, y lo que pensé en ese momento fue en no restar mi calidad de vida por un trabajo, aunque tampoco quería dejar de lado lo que me gusta… tuve una operación que me dejó por un tiempo en silla de ruedas, fue bastante duro y depresivo, pero en vez de echarme hacia atrás decidí volver a emprender en pastelería y postres”, afirmó la joven vecina de San Rafael de Heredia.

Y es así como nació FIKA, el cual describe como una pausa en la cotidianidad para que sus clientes disfruten de los platillos a domicilio. La innovación de Laura va en la producción de gelatinas en tercera dimensión, sí… gelatinas decoradas con flores inyectadas.

Es un producto innovador, que lleva mucho trabajo y lo puedo medir a mi ritmo. El proceso es bastante largo, porque la base transparente dura hasta 24 horas en refrigeración para poder decorarla, y poder inyectarle el colorante para darle la forma a la flor… diseño rosas, hierberas, girasoles, pomas, entre otras”, explicó.

A pesar de que lo más solicitado son sus famosas gelatinas en 3D, también ofrece postres, pasteles, y repostería salada; y a futuro su plan es retomar el negocio de los sándwiches, tener su propio local y seguir haciendo los productos con amor.

Para esta joven de 28 años el ingrediente de su éxito es la perseverancia, “porque han sido pruebas bastante duras que a veces digo ‘ya no quiero nada’, pero sigo luchando para no echarme para atrás en los momentos difíciles, porque quiero lograr lo que tengo planeado para mí”.

Compartir