Lo sentimos, necesita habilitar Javascript para ver esta web.

Se encuentra usted aquí

Compartir

Comunidad

Sea parte de nuestra comunidad

Cinco jóvenes emprendedores ganan Premio Yo Creo

Cinco proyectos inspiradores fueron premiados en la quinta edición de los Premio Yo Creo, un certamen organizado por la Universidad Latina de Costa Rica como parte de su programa de Responsabilidad Social, el cual busca reconocer el liderazgo y espíritu emprendedor de los jóvenes co-fundadores y fundadores de proyectos u organizaciones con alto impacto social.

“Fueron más de 125 proyectos inscritos en esta edición, de los cuales elegimos cinco jóvenes cuya labor genera un impacto positivo en sus comunidades a través de acciones innovadoras y comprometidas”, comentó Lourdes Brizuela, Directora de Responsabilidad Social de la Universidad Latina de Costa Rica.

Cada una de las iniciativas premiadas fue ideada por jóvenes con edades entre los 18 y 29 años. Entre ellos: Proyecto Oportunidad; Lléguele, Centro Integral de Arte; Mi Huerta Trade Market; Participación Ciudadana Joven, Isla Venado; y 2da Mano, Ropa Solidaria, fueron los acreedores de un premio de US$2.500 cada uno para invertir en sus emprendimientos.

Además, ganaron un programa de capacitación especializado, ser incluidos a la red internacional de emprendedores sociales más grande del mundo Youth Action Net Global Network (formada por más de 1.100 jóvenes en más de 89 países), y la posibilidad de participar en el concurso Laureate Global Fellows (encuentro anual de todos los jóvenes premiados en el mundo para formarse con especialistas en emprendimiento social). 

Brizuela destaca que parte importante del éxito de una Pyme está condicionado por los conocimientos de su fundador y de su equipo. Es por esto que Premio Yo Creo hace una fuerte inversión en el desarrollo de capacidades y conocimiento para los fundadores de las empresas sociales.

Los cinco emprendimientos ganadores de este año se suman a las 20 empresas costarricenses que se impulsaron con los Premio Yo Creo de ediciones pasadas y que hoy siguen activos y funcionan con éxito gracias al impulso del concurso.

Iniciativas ejemplares

Adrián Quesada, es la mente detrás de Proyecto Oportunidad, esta iniciativa diseña y produce prótesis biónicas de bajo costo para personas que no poseen un brazo o una mano. Son impresas en 3D y se encuentran al alcance de todos a través de alianzas público-privadas, con diseño y fabricación 100% costarricense bajo licencia de código abierto.

Lléguele, Centro Integral de Arte es el proyecto de Cynthia González y consiste en un espacio para el desarrollo de habilidades blandas mediante el arte y capacitación en solución de conflictos sociales. Se encuentra ubicado en San Miguel de Desamparados, un sector catalogado como de riesgo social. El programa está dirigido a niños y adolescentes con resultados relevantes en permanencia escolar y abandono de drogas.

El proyecto Mi Huerta Trade Market, de Ricardo Castillo, es una red de productores y distribuidores de productos del mercado orgánico sostenible, que tiene como fin educar al consumidor en cuanto a la importancia de tener conciencia sobre lo que consume y cómo se produce. Entre los servicios que se brindan está la planificación de cosechas con los productores, la recuperación de los suelos mediante prácticas de siembra sostenibles, asesorías, y desarrollo de nuevos productos, entre otros.

Yoselin Barrios fue otra de las ganadoras. Su emprendimiento se llama Participación Ciudadana Joven, Isla Venado. Es una red de Jóvenes de Isla Venado quienes a través de espacios de participación ciudadana creados por ellos mismos realizan proyectos para empoderar y capacitar a la población con la intención de mejorar la calidad de vida de los habitantes de esta zona a través de actividades culturales y de turismo rural.

2da Mano, Ropa Solidaria fue fundado por David Hernández, quien creo una empresa a partir de la recolección de prendas de vestir y estructura una cadena de valor compartido en torno a la ropa de 2da Mano; promoviendo y estimulando la cultura de emprendimiento en mujeres jefas de hogar de comunidades urbano-marginales y rurales. Las mujeres que participan como emprendedoras dueñas de tienda son jefas de hogar. La cadena de valor permite a personas de nivel de ingreso medio-alto poner a disposición prendas en excelente estado que se convierten en capital de trabajo para las mujeres emprendedoras beneficiadas.

Los cinco ganadores fueron galardonados oficialmente este viernes 26 de agosto.

Qué dicen los medios

Compartir